loader gif

Francisco D' Agostino Blog

Empresario Francisco D' Agostino va a utilizar este espacio para un blog acerca de las empresas , los esfuerzos de la comunidad y actividades caritativas en Venezuela . Con sus únicas perspectiva y visión para los negocios internacionales , que compartirá sus pensamientos y sugerencias para que otros puedan beneficiarse .

¿Qué es la plusvalía? según Francisco D’Agostino

Plusvalía es un término que está íntimamente vinculado al mundo de la inversión y del que depende que tengas que pagar más o menos dinero en la próxima declaración de la renta nos dice Francisco D’Agostino. Pero que lleva a que olvides que también se aplica sobre otros bienes materiales, como por ejemplos pisos, terrenos o incluso joyas. Porque en efecto, la plusvalía es básicamente el aumento del valor de una cosa, especialmente un bien inmueble, por circunstancias extrínsecas e independientes de cualquier mejora realizada en ella.

Si algo que caracteriza a la plusvalía es por su efecto tributario. Porque cualquier ganancia que obtengas tendrá que ser tratada por una serie de impuestos. Algunos de los más relevantes son el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), valor catastral y en cierta medida también el Impuesto de Bienes e Inmuebles, más conocido como IBI. Este es el aspecto menos deseado de la plusvalía. Que tendrás que rendir cuentas por las operaciones que te han generado un beneficio en cualquier momento.

No obstante, es muy conveniente separar a que bienes afecta para poner de manifiesto cuál es su valor real y que clase de aplicaciones genera este incremento del capital. Porque no en todos los casos será lo mismo. No tiene nada que ver una plusvalía en los mercados de renta variable que la desarrollada a través de tus propiedades inmobiliarias nos explica Francisco D’Agostino. Solo tienen en común que en todos los casos se produce un rendimiento en el precio del dinero y que puede ser más o menos intenso, en función de diferentes variables.

Plusvalía en la inversión bursátil

Es la más frecuente entre los usuarios españoles y se refiere al dinero que ganas en una operación de bolsa o de otros mercados similares. Es decir, la diferencia entre el precio de compra y el de venta. Esta es la cantidad que es considerada como plusvalía. Si has invertido 10.000 euros y al final la venta te produce 20.000 euros, la plusvalía será de 10.000 euros que la operación matemática de este movimiento contable. En cualquier caso, es algo al que todos los inversores, como en tu propio caso, desea aspirar. Porque si no fuese así sería la señal de que has perdido dinero en las operaciones realizadas.

De todas formas, la plusvalía en la inversión no sale gratis. Por supuesto que no, ya que estará gravada por una serie de impuestos que te harán minimizar las ganancias alcanzadas. El principal gravamen para el inversor particular es el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) sobre las plusvalías obtenidas nos dice Francisco D’Agostino. Aunque la venta de acciones no está sujeta a retención, sí es necesario incluir las operaciones realizadas en la Declaración de la Renta, con el consiguiente pago del IRPF correspondiente por las plusvalías obtenidas. ¿Deseas conocer cuál es el costo de las plusvalías a través de esta tasa tan habitual?

 

Plusvalías por otros conceptos

En otro orden de cosas, las plusvalías también pueden deberse a operaciones de carácter inmobiliaria. Hasta el punto de que es uno de los casos más frecuentes entre los usuarios. En especial, al vender una propiedad con ganancias con respecto su precio de origen, es decir el de compra. En este escenario, las plusvalías de una propiedad inmobiliaria puede tener varias connotaciones, tal y como vas a poder comprobar a partir de estos momentos. Porque también te generará unos gastos que se plasmarán a través de ciertos impuestos o tasas municipales.

Al hablar de lo que son las plusvalías hay que referirse necesariamente al denominado Impuesto del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana. Porque es al fin y al cabo la plusvalías municipal. En cualquier caso, se trata de una tasa local que deberás formalizar cuando realices una operación de transmisión patrimonial nos dice Francisco D’Agostino. Ahora bien, si eres propietario de una finca rústica estarás completamente exento de dicho pago ya que solamente afecta a las propiedades urbanas. Entre las cuales destacan los pisos, garajes o incluso locales comerciales.

Impuesto de plusvalía municipal

De todas formas, no puedes olvidarte en ningún momento de lo que es la plusvalía municipal. En el sentido de que concepto es y cuando se paga. Pues bien, es la tasa sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana. Todos los ayuntamientos los aplican a los vecinos que tienen alguna propiedad de estas características. Pero con una pequeña precisión, y es que este movimiento se formaliza en el preciso momento de vender o donar un inmueble. De forma, que nunca te saldrá de forma gratuita, sino que tendrás que responder por el incremento de su valor y proporcionalmente a su cuantía real.

En otro orden de cosas, necesitas conocer que cuando se traspasa un inmueble o bien inmobiliario, es solamente la parte vendedora quien deberá pagar este impuesto local. Por fortuna para ti, si tú eres de la parte compradora, no tendrás que asumir ninguna clase de gastos. En cualquier caso, es un tributo que deberás cumplimentar en el propio ayuntamiento en donde esté ubicada la vivienda, apartamento o local comercial objeto de la operación. Hasta el punto que puede gravar esta transacción económica hasta unos niveles que pueden repercutir en tu presupuesto familiar o personal concluye Francisco D’Agostino.

Francisco D’Agostino: Moderadas alzas al cierre de las bolsas europeas

Ligeras alzas al cierre de las bolsas europeas, en una sesión de escasas referencias macroeconómicas, y en la fase final de una temporada de resultados que ha superado ampliamente las expectativas según Francisco D’Agostino.

La jornada comenzaba con rebote en el mercado de valores asiático tras un buen cierre el pasado viernes en Wall Street y el empuje de la bolsa china, especialmente de su sector tecnológico.

Las 4 tareas del CEO de una startup según Francisco D’Agostino

Dirigir una startup es una labor no apta para cardíacos según Francisco D’Agostino: incertidumbre continua, tomar decisiones sin apenas datos y el desafío de perseguir un objetivo que a menudo no sólo no parece más cerca, sino que parece alejarse. Y si a esto le sumas una habitual escasez endémica de recursos, parece una tarea apta sólo para superhéroes

El trabajo de CEO de una startup es cualquier cosa menos glamuroso y no se parece a lo que sale en la película de Facebook… olvídate de las oficinas súper modernas, de las fiestas y de la charlas (tuertos guiando a ciegos), eso es algo que puede llegar (o no). Normalmente su rol se parece más a ser la “cinta americana” de la startup: cubre cualquier hueco que aparezca y se encarga de mantenerlo todo junto. Eso implica desde comprar las pizzas para el equipo a barrer el suelo, pasando por reunirte con inversores o, sobre todo, estar en la calle hablando con los clientes.

Pero claro, en este escenario es muy fácil perder el norte y dedicar tus esfuerzos a cosas que parecen tremendamente importante pero que realmente no lo son… y claro, eso supone que si no estamos trabajando en lo importante, agotaremos nuestro tiempo, dinero y sobre todo, energía antes de haber llegado a la siguiente estación nos dice Francisco D’Agostino.

Una lista de tareas que tardarías semanas en acabar aunque trabajases 24h al día, recursos escasos y la sensación que la meta no se acerca. Pues sentimos decir que esto es el día a día, y nuestro trabajo es aprender a lidiar con esto. Por eso, en esos momentos que todos nos sentimos abrumados y algo perdidos acudo a un artículo que para nosotros en su momento fue importante: What a CEO does?

En él se dice:

Un CEO sólo hace 3 cosas: Definir la visión global y estrategia de la compañía y la comunica a los implicados. Recluta, contrata y retiene el mejor talento para la startup. Y se encarga de que haya suficiente dinero en la caja.

Para Francisco D’Agostino es una de las mejores síntesis sobre cual es el papel del CEO, y tienen mucha miga… y a lo cual me permito añadir una cuarta:

  1. DEFINE LA VISIÓN Y LA ESTRATEGIA… Y LA COMUNICA
    Como hemos comentado alguna vez, una startup normalmente no opera en el “ahora”, sino que vive en una intersección entre la realidad y el sueño, la visión. Porque la expectativa de “forrarse” no compensa las jornadas maratonianas, el no tener salario o que éste sea bajo y el luchar contra corriente, de verdad que no. Lo que lo justifica todo es la visión el por qué de nuestra existencia, lo que pensamos que está mal en el mundo y que vamos a arreglar.Y no sólo es importante definir esa visión, hay que pensar en una camino hacia ella, una estrategia que nos lleve desde hoy hasta allí… sin utilizar la visión como una forma de hacer lo que nos dé la gana sin escuchar al mercado. Y sobre todo, es clave comunicarla. La capacidad de comunicación de CEO a todos los interesados es una de sus actividades más importantes, ya que no sólo se trata del marketing externo, se trata de enamorar a los empleados, a los futuros partners, inversores, a los clientes… y comprender cómo entienden cada uno de ellos cada cosa según Francisco D’Agostino.
  2. RECLUTA, CONTRATA Y RETIENE AL MEJOR TALENTO
    Si la visión es el destino y la estrategia la carretera, el equipo es el coche que nos permitirá recorrer ese camino y llegar de la mejor forma posible. Y en primer lugar es clave ser capaz de construir el mejor equipo para tu startup (seguramente uno de los más complicados desafíos – cómo conseguir algo que no puedes pagar), extremadamente importante al principio sobre todo, ya que será la base de la cultura de la startup y sentará el tono de lo que está bien y de lo que no, de cómo se trabaja o del nivel de competencia… etc. (por lo que que hay que ser MUY exigente).Pero lo más difícil realmente empieza entonces: ¿cómo cuidar y retener a esas personas que apenas conocemos y transformarlas en compañeros del camino, que hacen suya nuestra visión y pelean más duro que nadie?. Desde luego se trata de que haya compensaciones económicas… pero de mucho más: ambiente, aprendizaje, desafíos, capacidad de crecer, reconocimiento, evolución, cercanía, ilusión… para Francisco D’Agostino las bases para que, a pesar de todo, no nos planteemos ni un segundo cambiar las largas jornadas o la incertidumbre por estar en otro sitio.
  3. HACE QUE HAYA SUFICIENTE DINERO EN LA CAJA
    Auto explicativa pero nada sencilla, en absoluto… porque nadie nos ha enseñado cómo hacerlo, sobre todo si el CEO tiene NO un perfil de negocio. No, no sólo se trata de “levantar pasta”. Los mejores inversores son tus clientes (como nos recordaban en Erasmusu), ya que no sólo no se quedan equity sino que además de valorar lo que haces te ayudan a validar el modelo de negocio… oro puro. Por eso el primer punto es definir ese camino a los ingresos y ser capaz de recorrerlo, y tener un ojo en la visión y el otro en la caja (no en la facturación, ojo – en la startup manda la caja).Pero si, también se trata de inversión: de media una startup tarda unos 6 meses en conseguir inversión para su proyecto… lo que es una auténtica tragedia: 6 meses de distracción del negocio, de reuniones eternas y de muchos “no”. Un proceso especialmente absurdo porque gran parte de ese tiempo se invierte en buscar inversores de startups que a menudo no son los adecuados o acudiendo a foros y presentaciones que no tienen ningún sentido dice Francisco D’Agostino
  4. DICE “NO”.. Y VENDE – TODO EL TIEMPO
    Realmente es un corolario de las anteriores… porque desgraciadamente mucha gente piensa que esto va de hacer muchas cosas, de incorporar muchas funcionalidades a nuestro producto y de crecer mucho desde el primer momento… cuando en realidad es justo lo contrario: buscamos la reducción al mínimo, a lo más simple posible, y eso implica quitar muchas cosas, focalizarse en el valor y no sólo en el crecimiento y decir muchas veces NO. Porque la clave es efectivamente la ejecución que nos lleva a esa visión, pero una buena ejecución. Ya sabes:

    VISIÓN sin EJECUCIÓN es ALUCINACIÓN

    Y sin duda, el CEO debe vender. Todos los días. A todo el mundo. Vender el equipo, vender la visión… pero sobre todo vender el negocio. Y no nos equivoquemos, aunque la palabra “vender” conjure en tu cabeza la imagen del vendedor de coches usados, no es en absoluto eso. Vender es salir al mercado, al mundo real, confrontar el producto de tu startup con las necesidades reales de los clientes y conseguir su validación (y los clientes votan con la cartera)… y aprender en el camino. Y luego convertir esto en un negocio repetible… ¡casi nada! concluye Francisco D’Agostino.

 

Trump vs Amazon según Francisco D’Agostino

A Donald Trump no le cae bien Jeff Bezos nos cuenta Francisco D’Agostino. El creador de Amazon y propietario de The Washington Post ha tenido que soportar el último calentón del presidente de los EE.UU. en Twitter.

En esa guerra personal hay una cara vista y una oculta. La vista, como indicaba en los tuits, es la acusación de que Amazon evade impuestos en EE.UU. y se aprovecha de su servicio postal. La oculta, la real, es la le hace pensar a Trump que Bezos usa The Washington Post para atacarle. Ninguna de esas dos caras parecen tener argumentos que sostengan los comentarios y ataques de Donald Trump.

Para Trump Amazon es el mal

Trump ha acusado a Jeff Bezos de que Amazon se beneficia de miles de millones de dólares en subsidios por parte del sistema de correos estadounidense  nos cuenta Francisco D’Agostino, pero al mismo tiempo evade impuestos todo lo que puede. Así lo dejó claro en un tuit el pasado 29 de marzo:

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

I have stated my concerns with Amazon long before the Election. Unlike others, they pay little or no taxes to state & local governments, use our Postal System as their Delivery Boy (causing tremendous loss to the U.S.), and are putting many thousands of retailers out of business!

Ese mensaje fue seguido de otro el 2 de abril en el que volvía a atacar a Amazon y destacando cómo los propietarios de tiendas en Estados Unidos pagan sus impuestos y ellos no, algo que no es justo para ellos nos dice Francisco D’Agostino:

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

Only fools, or worse, are saying that our money losing Post Office makes money with Amazon. THEY LOSE A FORTUNE, and this will be changed. Also, our fully tax paying retailers are closing stores all over the country…not a level playing field!

Esos mensajes provocaron una caída del 5% del valor de las acciones de Amazon ese día, pero Trump no parece tener intención de detenerse, y según fuentes cercanas al presidente, “está fuera de sí con esto. Es la guerra.”

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

While we are on the subject, it is reported that the U.S. Post Office will lose $1.50 on average for each package it delivers for Amazon. That amounts to Billions of Dollars. The Failing N.Y. Times reports that “the size of the company’s lobbying staff has ballooned,” and that…

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

…does not include the Fake Washington Post, which is used as a “lobbyist” and should so REGISTER. If the P.O. “increased its parcel rates, Amazon’s shipping costs would rise by $2.6 Billion.” This Post Office scam must stop. Amazon must pay real costs (and taxes) now!

 

no de los objetivos de esas quejas era hacer que el Post Office, el servicio de correos de Estados Unidos, cobrase más a Amazon. Trump se apoyaba en un ahora célebre informe de CitiGroup en el que se afirmaba queel verdadero coste de esa operativa era un 50% más de lo que le estaba cobrando a Amazon nos cuenta Francisco D’Agostino, pero como han apuntado los analistas, usaban un modelo ajustado para esa conclusión. Gary Cohn, ex-COO de Goldman Sachs y consejero del presidente, le explicó que Amazon se beneficia de unas tarifas más bajas porque a su vez ha logrado incrementar el volumen de envíos tras la caída del servicio en la era del e-mail.

A esa misma conclusión llegaban otros análisis como el que publicaba CBSNews, y según el cual que el servicio postal hubiese dado pérdidas durante una década no era culpa de Amazon, que de hecho había ayudado de forma clara en los ingresos por mensajería de paquetes, una de las pocas divisiones de negocio del servicio postal que había crecido.

De hecho el servicio “ha perdido dinero durante los últimos 11 años, sobre todo por los costes sanitarios y de pensiones. En 2017, el servicio perdió 800 millones de dólares con 69.700 millones de ingresos operativos relata Francisco D’Agostino. Según una ley de 2006, debe prefinanciar 75 años de beneficios de salud para los planes de jubilación. Ni el gonierno ni las empresas privadas están obligadas a esto.”

Amazon ciertamente se aprovecha de los descuentos por volumen del servicio de correos de EE.UU., y aunque usa FedEx y UPS en este país para sus envíos, suele utilizar el servicio postal para ese último tramo del envío. La empresa ya comentó el tema en Fortune en 2017, indicando que “la Comisión Reguladora del Servicio Postal ha confirmado de forma consistente que los contratos de Amazon con el USPS son rentables“.

Entre otros objetivos, hay quien está aconsejando a Trump cancelar potenciales contratos que harían que el Pentágono utilizar los servicios en la nube que proporciona Amazon, e incluso también investigar a la empresa por prácticas anticompetitivas nos cuenta Francisco D’Agostino.

La pregunta es, ¿por qué Trump la ha tomado con Amazon y con Jeff Bezos?

Periódicos e influencias

La respuesta es sencilla: Bezos es el propietario de The Washington Post. Lo compró en agosto de 2013, y aunque los responsables de este medio aseguran que Bezos no tiene poder alguno de decisión sobre la línea editorial, Trump no parece estar de acuerdo relata Francisco D’Agostino.

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

 Is Fake News Washington Post being used as a lobbyist weapon against Congress to keep Politicians from looking into Amazon no-tax monopoly?

Una de las fuentes republicanas cercanas al presidente aseguraba que “a Trump no le gusta The New York Times, pero lo respeta porque es el periódico de su ciudad natal. En el caso de The Washington Post, tiene cero respeto por él“. Aunque Bezos afirma que no tiene nada que ver con ese tono editorial en The Washington Post, “Trump no le cree”.

La animadversión de Trump con The Washington Post es clara, y de hecho él a menudo se refiere a este periódico como el “Amazon Washington Post” o “Fake News Washington Post” relata Francisco D’Agostino. El presidente de los Estados Unidos ha utilizado Twitter para atacar a Amazon cuando se ha sentido atacado por The Washington Post, un periódico que ha sido crítico con Trump de forma consistente.

Martin Baron, editor jefe de The Washington Post, mantenía una entrevista con The New York Times en la que dejaba claro que su línea editorial era totalmente independiente de Trump: “cubrimos las noticias sobre él de la forma que pensamos que debería cubrirse a cualquier presidente”. Baron negaba además que Amazon tuviera influencia en la plantailla del Post: “no hay nadie aquí que esté siendo pagado por Amazon. Ni un penique”.

De hecho este directivo del diario comentaba cómo Bezos jamás había interferido en su línea editorial: “no puedo decir de forma suficientemente enfática cómo [Bezos] nunca ha sugerido una historia a nadie de aquí, nunca ha criticado una historia, nunca ha suprimido una historia”.

Como indicaban en The New York Times, los calentones de Donald Trump con los medios de comunicación son frecuentes y cambiantes nos cuenta Francisco D’Agostino. El pasado lunes el presidente de los Estados Unidos ya había cambiado de tercio para atacar a Sinclair Broadcasting, otra agencia de noticias.

¿Qué efecto tendrá esto en Amazon? Puede que no demasiado. Como señalaban en The New Republic, un estudio de la analista Kat Tretina mostró como en nueve ataques de Trump a empresas privadas en Twitter su impacto en las acciones había sido prácticamente inexistente: aunque las acciones puedan bajar sensiblemente tras la publicación de esos tuits, la tendencia general de dichas acciones no se ve especialmente influida por dichos ataques.

Francisco D’Agostino: Trump bloquea la posible compra de Qualcomm por parte de Broadcom

En un movimiento sin precedentes opina Francisco D’Agostino, el presidente Donald Trump ha emitido una orden ejecutiva que impide que Broadcom siga adelante con sus planes de adquirir Qualcomm, ya que esto representaría un riesgo para la seguridad nacional de los Estados Unidos.

Esta bloqueo también prohibe a los candidatos propuestos por Broadcom que se postulen para una candidatura a la junta directiva de Qualcomm, que era su más reciente movimiento para tratar de ganar poder desde dentro de la compañía y así se pudiera autorizar la compra, la cual ha sido rechazada en dos ocasiones por los directivos de Qualcomm.

Trump no quiere que “sus” empresas dejen de ser estadounidenses

Se trata de un movimiento inusual por parte de un presidente de los Estados Unidos, ya que es una orden que sólo había ocurrido en tres ocasiones durante los últimos 25 años. Ahora bajo el mandato de Trump, este tipo de bloqueos se ha presentado en 10 ocasiones nos cuenta Francisco D’Agostino, aunque es la primera vez que se señalan de forma directa “riesgos de seguridad nacional”.

La última oferta que presentó Broadcom por Qualcomm fue de 120.000 millones de dólares, una oferta tan hostil que llegó a considerarse acoso, por lo que levantó sospechas en el gobierno debido a esa extraña y poco común insistencia.

Es así como hace unos meses se inició una investigación por parte del Comité de Inversión Extranjera en los EEUU (CFIUS), quien se encarga de analizar las adquisiciones de empresas estadounidenses por parte de inversores extranjeros. A esto, también se sumó otra investigación por parte del Departamento del Tesoro de los EEUU, quien expresó el pasado 5 de marzo su preocupación por la transacción a través de una carta dirigida a los abogados de Broadcom y Qualcomm cuenta Francisco D’Agostino.

Las preocupaciones planteadas por parte del CFIUS, llevaron a Trump a emitir esta orden ejecutiva donde se menciona que “hay evidencia creíble que lleva a creer que si Broadcom Limited, una sociedad anónima organizada bajo las leyes de Singapur, ejerce control sobre Qualcomm Incorporated, una corporación de Delaware, podría traer medidas que amenacen con perjudicar la seguridad nacional de los Estados Unidos”.

Entre las medidas que el CFIUS mencionó, está el reducir el gasto de investigación y desarrollo para aumentar ganancias a corto plazo, lo que ayudaría a que otras compañías chinas, como el caso de Huawei, se conviertan en compañías dominantes dentro del país cuenta Francisco D’Agostino.

La orden judicial surge horas después de que este lunes Hock Tan, CEO de Broadcom, se reuniera con funcionarios del Pentágono en un esfuerzo por rescatar su interés en la adquisición de Qualcomm. Esfuerzos que al parecer no fueron suficientes, a pesar de que se comprometió a avanzar en el desarrollo de 5G dentro del país.

Además de esto, este bloqueo llega justo cuando Broadcom está en medio de trasladar su sede de Singapur a Estados Unidos, lo que fue recibido con muy buenos ojos por parte de Trump en noviembre pasado, y a que a la larga significaría beneficios fiscales para la compañía al operar desde suelo estadounidense cuenta Francisco D’Agostino. Pero lo que al parecer no le gusto mucho a la Casa Blanca es que Broadcom seguiría operando como compañía fabless bajo las leyes de Singapur, lo que se percibió como una estrategia para ganar posiciones en Estados Unidos.

Broadcom ya ha salido a ofrecer declaraciones ante esta prohibición y mencionan que “no está de acuerdo con que su propuesta de adquisición de Qualcomm plantee preocupaciones de seguridad nacional”, además de que en las próximas horas revisarán a fondo la orden, la cual creen que pueden revertir una vez que hayan terminado su mudanza hacia los Estados Unidos.

Por su parte, Qualcomm no ha mencionado nada al respecto. Mientras tanto, seguiremos atentos a cualquier novedad.

Francisco D’Agostino: NEOM, El Dubai que quiere construir Arabia Saudí

En Arabia Saudí ya están pensando en un futuro sin petróleo, o al menos eso está haciendo el actual monarca, el rey Salmán bin Abdulaziz relata Francisco D’Agostino. Atrás queda el pasado en el que el petróleo era suficiente para el país más grande de la penínusula arábica. En Arabia ya están pensando en que necesitan un país nuevo.

Y digo país porque aunque se habla de NEOM como una nueva ciudad programada por Arabia Saudí, el tamaño es tan grande como algunos países. El proyecto tiene más de 26.000 kilómetros cuadrados, para que nos hagamos una idea, la superficie de Bélgica no alcanza los 31.000. Además el proyecto NEOM ha pasado bastante por los medios de paso, cuando puede que sea uno de los más importantes de los últimos tiempos, ¿qué es este proyecto NEOM?

Una nueva jurisdicción en un sitio estratégico

Alguna vez he hablado de las aerolíneas de Oriente Medio como que han aprovechado su lugar estratégico para conectar grandes regiones del mundo. Su situación entre Asia, Europa y África siempre ha convertido esta región en un lugar ideal para el comercio opina Francisco D’Agostino. El proyecto NEOM lo sabe, y por eso va a desarrollarse cerca del canal de Suez, en un lugar que estará cercano entre tres países, Egipto (a donde estará unido por un puente), Jordania y Arabia Saudí. En la conexión marítima entre el Mediterráneo y el Índico. Y aunque el vídeo promocional no lo dice, a un tiro de piedra de Israel.

Además, NEOM tendrá una jurisdicción distinta al resto de Arabia Saudí. Esto ya se hace en Dubai, que tiene una normativa distinta para extranjeros e incluso crea zonas francas con una jurisdicción distinta (como ya hemos comentado) para crear un clima favorable a los negocios. Todo esto en un área en la que cabe la ciudad de Singapur 37 veces. No obstante, esto me hace preguntarme para esto ya está Dubai ¿hace falta invertir 500.000 millones de dólares?

Es decir, no creo que la idea sea mala, pero ya ha sido puesta en práctica en Dubai, al otro lado de la península arábica. Luego ¿qué ofrece NEOM que no ofrezca DubaI? En una palabra: futurismo nos dice Francisco D’Agostino.

Una ciudad futurista

NEOM toma su nombre del griego neo (nuevo) y del árabe Mostaqbal (futuro). La idea es que significa nuevo futuro, y en la propuesta de NEOM el futuro se deja ver. La idea es una ciudad idílica en la que habrá más robots que personas, tomando las máquinas los trabajos más duros.

La gente se moverá en drones o coches autónomos. Además será un gran centro de biotecnología, robótica y energías renovables relata Francisco D’Agostino. Toda la energía de la ciudad será renovable. Es decir, será una ciudad distinta a lo que hemos visto hasta ahora.

Además esta ciudad de Ciencia Ficción no está presidida por un político, sino por un empresario. El CEO del proyecto es Klaus Kleinfeld, que ha sido anteriormente CEO de Siemens. Es decir, se quiere dar un aire de empresa a NEOM.

Se espera que la ciudad esté acabada para 2035, además para el 2030, NEOM tendrá un PIB de 100.000 millones de dólares equivalente al de otra gran ciudad del desierto: Las Vegas, y debería de ser una sexta parte de la economía de Arabia Saudí predice Francisco D’Agostino. Es decir, en unos años deberíamos de poder analizar si el proyecto de NEOM está en camino o no.

¿No se ha intentado antes?

El tema es que aunque el proyecto NEOM es interesante, Arabia Saudí tiene pobres antecedentes respecto a este tipo de proyectos, uno de ellos es la Ciudad Económica del Rey Abdulá, que se comenzó a construir en 2005. La idea detrás de este proyecto es que en algún momento la ciudad sería un gran centro de negocios en el reino saudita. De hecho, incluso se hablaba de que alcanzaría pronto los dos millones de habitantes al borde del Mar Rojo. Además tendría una parada del “AVE del desierto” que ha construido un consorcio español.

Para el 2020 las seis ciudades económicas de Arabia Saudí deberían de tener un PIB combinado de 150.000 millones de dólares y más de un millón de habitantes. Esta en concreto que debería de ser la más importante de todas, actualmente tiene alrededor de 5.000 habitantes y su puerto no es tan importante como otros ya consolidados nos dice Francisco D’Agostino.

También es cierto que el proyecto NEOM nace bajo unas circunstancias distintas. Se acepta que la legislación va a ser distinta, que hombres y mujeres trabajarán juntos. De hecho, las mujeres ya pueden conducir en Arabia Saudí, algo impensable hace unos años. Es decir, NEOM puede que no tenga buenos precedentes, pero es cierto que esta vez se están haciendo las cosas de un modo distinto.

 

Inversiones a largo plazo según Francisco D’Agostino

Hay muchos plazos de permanencia pero uno de los más relevantes es el que está dirigido a la permanencia más duradera dice Francisco D’Agostino. O lo que es lo mismo, el largo plazo. Pues bien, este plazo de inversión está especialmente dirigido a inversores con perfil conservador o defensivo. Para que de esta forma puedan rentabilizar su patrimonio sin limitaciones de tiempo. A la vez que podrán despreocuparse de la inversión durante unos cuantos. Hasta el punto que en algunos casos incluso se vuelve una inversión hereditaria. Es decir, que pasa de padres a hijos sin ningún cambio en la cartera de inversión

Al referirse a las inversiones a largo plazo el primer aspecto que habrá que dilucidar es los años que contempla esta clase de periodos. No hay un parámetro objetivo, pero puede considerarse como largo plazo las permanencias superiores a tres o cinco años. En donde se mantendrán las posiciones de una forma manera estática, sin ninguna clase de variaciones. En cualquier caso, esta inversión es la más alejada que te puedes encontrar a las operaciones de carácter especulativo. Y no todos los pequeños y medianos inversores están dispuestos a asumirlas.

Por supuesto que en estos plazos de permanencia hay una serie de valores que son más propensos para ser suscritos en las operaciones en bolsa. En especial, aquellos que muestran una mayor estabilidad en la conformación de sus precios opina Francisco D’Agostino. Con pocas oscilaciones y que generalmente no destacan por sus altas apreciaciones o deprecaciones en el valor de las acciones. No todos los sectores cumplen con esta característica tan acusada. Siendo los defensivos los más indicados para que puedas abrir posiciones a partir de estos momentos.

Hay muchos plazos de permanencia pero uno de los más relevantes es el que está dirigido a la permanencia más duradera. O lo que es lo mismo, el largo plazo. Pues bien, este plazo de inversión está especialmente dirigido a inversores con perfil conservador o defensivo. Para que de esta forma puedan rentabilizar su patrimonio sin limitaciones de tiempo. A la vez que podrán despreocuparse de la inversión durante unos cuantos. Hasta el punto que en algunos casos incluso se vuelve una inversión hereditaria. Es decir, que pasa de padres a hijos sin ningún cambio en la cartera de inversión

Al referirse a las inversiones a largo plazo el primer aspecto que habrá que dilucidar es los años que contempla esta clase de periodos. No hay un parámetro objetivo, pero puede considerarse como largo plazo las permanencias superiores a tres o cinco años. En donde se mantendrán las posiciones de una forma manera estática, sin ninguna clase de variaciones nos dice Francisco D’Agostino. En cualquier caso, esta inversión es la más alejada que te puedes encontrar a las operaciones de carácter especulativo. Y no todos los pequeños y medianos inversores están dispuestos a asumirlas.

Por supuesto que en estos plazos de permanencia hay una serie de valores que son más propensos para ser suscritos en las operaciones en bolsa. En especial, aquellos que muestran una mayor estabilidad en la conformación de sus precios. Con pocas oscilaciones y que generalmente no destacan por sus altas apreciaciones o deprecaciones en el valor de las acciones. No todos los sectores cumplen con esta característica tan acusada. Siendo los defensivos los más indicados para que puedas abrir posiciones a partir de estos momentos.

Desde luego que si hay una característica que identifica a estos valores bursátiles es que en su mayoría reparten dividendos a sus accionistas. Con un interés medio fijo y garantizado todos los años en torno al 5 % y que está representado por compañías bancarias y eléctricas que cotizan en el Ibex-35. Con una rentabilidad superior a la que ofrecen algunos de los productos bancarios (imposiciones a plazo, pagarés o cuentas de alta remuneración). Hasta el punto de que son muchos los intermediarios financieros que optan por estos valores cuando el periodo de permanencia es a largo plazo nos cuenta Francisco D’Agostino.

Una de las razones para optar por esta estrategia tan especial es porque contarás con unos ingresos garantizadosa partir de ese momento. Independientemente de cuál sea la evolución de las acciones en los mercados de renta variable. Podrás contra con mayor nivel de liquidez en tu cuenta corriente para hacer frente a tus gastos diarios. Incluso para afrontar algún que otro desembolso no previsto en tu presupuesto familiar o personal. No dudes de que podrás estar en esta situación durante muchos años, más de los que piensas desde un principio. Sobre todo si cuentas con el respaldo de unos ingresos regulares.

Beneficios de estas operaciones

Son muchas las aportaciones que te generarán las operaciones a largo plazo en bolsa opina Francisco D’Agostino. Por tanto es conveniente que las conozcas por si en los próximos días vas a realizar una operación en renta variable de estas características. Algunas de las más relevantes son las siguientes que te exponemos a continuación.

  1. En periodos tan largos es más complicado que pierdas dinero en cada una de las operaciones de esta singularidad.
  2. Te permitirá estar desconectado de los mercados financieros durante mucho tiempo, sin el estrés de estar invertido en bolsa que te exigirá estar pendiente casi todos los días.
  3. El ahorro en comisiones será otros de los factores por los que saldrás beneficiado de estos periodos de permanencia tan amplios.
  4. Al fin y al cabo siempre podrás rescatar tu dinero en cualquier momento y variar tu estrategia en la inversión. Ante una necesidad personal o para afrontar unos gastos no esperados.

Analizar tus necesidades reales

Por otra parte, no debes olvidarte de analizar cuáles son tus perspectivas de inversión. Porque en función de las mismas puede que la mejor solución para defender tus intereses sea la inversión a largo plazos. Para ello será completamente necesario de que el dinero que vayas a invertir no lo necesites en los próximos años opina Francisco D’Agostino. Para ello, no tendrás más remedio que contar con unas rentas o ingresos fijos que te ayuden a satisfacer todos los gastos de tu economía doméstica. Además, te servirá para que no tengas que realizar una pésima operación parcial ante alguna necesidad urgente en tus cuentas personales.

También será muy importante que no tengas prisas para rentabilizar los ahorros rápidamente. Sino que por el contrario tu mayor deseo sea crear una bolsa de ahorro estable de cara a los próximos años. Incluso si eres mayor, como complemento a tu jubilación. Para que de esta forma tengas en los años dorados una calidad de vida mucho más elevada. No en vano una de las características de las inversiones a largo plazo es que no están diseñadas para los usuarios más activos en los mercados financieros. Sino más bien todo lo contrario, para un perfil muy tradicional en tus relaciones con el mundo del dinero.

Las 4 tareas del CEO de una startup según Francisco D’Agostino

Francisco D’Agostino: Dirigir una startup es una labor no apta para cardíacos: incertidumbre continua, tomar decisiones sin apenas datos y el desafío de perseguir un objetivo que a menudo no sólo no parece más cerca, sino que parece alejarse. Y si a esto le sumas una habitual escasez endémica de recursos, parece una tarea apta sólo para superhéroes

Según Francisco D’Agostino el trabajo de CEO de una startup es cualquier cosa menos glamuroso y no se parece a lo que sale en la película de Facebook… olvídate de las oficinas súper modernas, de las fiestas y de la charlas (tuertos guiando a ciegos), eso es algo que puede llegar (o no). Normalmente su rol se parece más a ser la “cinta americana” de la startup: cubre cualquier hueco que aparezca y se encarga de mantenerlo todo junto:

“Eso implica desde comprar las pizzas para el equipo a barrer el suelo, pasando por reunirte con inversores o, sobre todo, estar en la calle hablando con los clientes.”

Pero claro, en este escenario es muy fácil perder el norte y dedicar tus esfuerzos a cosas que parecen tremendamente importante pero que realmente no lo son… y claro, eso supone que si no estamos trabajando en lo importante, agotaremos nuestro tiempo, dinero y sobre todo, energía antes de haber llegado a la siguiente estación.

¿Te suena?: Una lista de tareas que tardarías semanas en acabar aunque trabajases 24h al día, recursos escasos y la sensación que la meta no se acerca. Pues sentimos decir que esto es el día a día, y nuestro trabajo es aprender a lidiar con esto según Francisco D’Agostino. 

“Un CEO sólo hace 3 cosas: Definir la visión global y estrategia de la compañía y la comunica a los implicados. Recluta, contrata y retiene el mejor talento para la startup. Y se encarga de que haya suficiente dinero en la caja.”

Para Francisco D’Agostina esta es una de las mejores síntesis sobre cual es el papel del CEO, y tienen mucha miga… y a lo cual me permito añadir una cuarta:

  1. DEFINE LA VISIÓN Y LA ESTRATEGIA… Y LA COMUNICA
    Como hemos comentado alguna vez, una startup normalmente no opera en el “ahora”, sino que vive en una intersección entre la realidad y el sueño, la visión. Porque la expectativa de “forrarse” no compensa las jornadas maratonianas, el no tener salario o que éste sea bajo y el luchar contra corriente, de verdad que no. Lo que lo justifica todo es la visión el por qué de nuestra existencia, lo que pensamos que está mal en el mundo y que vamos a arreglar.Y no sólo es importante definir esa visión, hay que pensar en una camino hacia ella, una estrategia que nos lleve desde hoy hasta allí… sin utilizar la visión como una forma de hacer lo que nos dé la gana sin escuchar al mercado. Y sobre todo, es clave comunicarla. La capacidad de comunicación de CEO a todos los interesados es una de sus actividades más importantes, ya que no sólo se trata del marketing externo, se trata de enamorar a los empleados, a los futuros partners, inversores, a los clientes… y comprender cómo entiendencada uno de ellos cada cosa. Creo que la mejor forma de comprender la importancia de la visión es volver a ver una de las mejores charlas TED para emprendedores – Empieza por el por qué de Simon Sinek aconseja Francisco D’Agostino:
  2. RECLUTA, CONTRATA Y RETIENE AL MEJOR TALENTO
    Si la visión es el destino y la estrategia la carretera, el equipo es el coche que nos permitirá recorrer ese camino y llegar de la mejor forma posible. Y en primer lugar es clave ser capaz de construir el mejor equipo para tu startup(seguramente uno de los más complicados desafíos – cómo conseguir algo que no puedes pagar), extremadamente importante al principio sobre todo, ya que será la base de la cultura de la startup y sentará el tono de lo que está bien y de lo que no, de cómo se trabaja o del nivel de competencia… etc. (por lo que que hay que ser MUY exigente).Pero lo más difícil realmente empieza entonces: ¿cómo cuidar y retener a esas personas que apenas conocemos y transformarlas en compañeros del camino, que hacen suya nuestra visión y pelean más duro que nadie?. Desde luego se trata de que haya compensaciones económicas… pero de mucho más: ambiente, aprendizaje, desafíos, capacidad de crecer, reconocimiento, evolución, cercanía, ilusión… para Francisco D’Agostino las bases para que, a pesar de todo, no nos planteemos ni un segundo cambiar las largas jornadas o la incertidumbre por estar en otro sitio.
  3. HACE QUE HAYA SUFICIENTE DINERO EN LA CAJA
    Auto explicativa pero nada sencilla, en absoluto… porque nadie nos ha enseñado cómo hacerlo, sobre todo si el CEO tiene NO un perfil de negocio. No, no sólo se trata de “levantar pasta”. Los mejores inversores son tus clientes (como nos recordaban en Erasmusu), ya que no sólo no se quedan equity sino que además de valorar lo que haces te ayudan a validar el modelo de negocio… oro puro. Por eso el primer punto es definir ese camino a los ingresos y ser capaz de recorrerlo, y tener un ojo en la visión y el otro en la caja (no en la facturación, ojo – en la startup manda la caja) dice Francisco D’Agostino.Pero si, también se trata de inversión: de media una startup tarda unos 6 meses en conseguir inversión para su proyecto… lo que es una auténtica tragedia: 6 meses de distracción del negocio, de reuniones eternas y de muchos “no”. Un proceso especialmente absurdo porque gran parte de ese tiempo se invierte en buscar inversores de startups que a menudo no son los adecuados o acudiendo a foros y presentaciones que no tienen ningún sentido.
  4. DICE “NO”.. Y VENDE – TODO EL TIEMPO
    Realmente es un corolario de las anteriores… porque desgraciadamente mucha gente piensa que esto va de hacer muchas cosas, de incorporar muchas funcionalidades a nuestro producto y de crecer mucho desde el primer momento… cuando en realidad es justo lo contrario: buscamos la reducción al mínimo, a lo más simple posible, y eso implica quitar muchas cosas, focalizarse en el valor y no sólo en el crecimiento y decir muchas veces NO aconseja Francisco D’Agostino. Porque la clave es efectivamente la ejecución que nos lleva a esa visión, pero una buenaejecución. Ya sabes:

    VISIÓN sin EJECUCIÓN es ALUCINACIÓN

    Y sin duda, el CEO debe vender. Todos los días. A todo el mundo. Vender el equipo, vender la visión… pero sobre todo vender el negocio. Y no nos equivoquemos, aunque la palabra “vender” conjure en tu cabeza la imagen del vendedor de coches usados, no es en absoluto eso. Vender es salir al mercado, al mundo real, confrontar el producto de tu startup con las necesidades reales de los clientes y conseguir su validación (y los clientes votan con la cartera)… y aprender en el camino. Y luego convertir esto en un negocio repetible… ¡casi nada!.

El Negacionismo Económico según Francisco D’Agostino

Francisco D’Agostino: En este libro, que ya ha generado un gran debate en Francia, los autores sostienen lo siguiente:

1. La manera de acumular conocimiento en Economía debe basarse en las validaciones o refutaciones empíricas de las distintas hipótesis.

2. Algunas hipótesis han conseguido suficiente validación como para que no planteen dudas razonables y otras han conseguido suficiente refutación como para abandonarlas nos cuenta Francisco D’Agostino.

3. Mantener creencias contrarias al conocimiento así alcanzado significa ejercer un negacionismo similar al que se ejerce contra los estudios que confirman el cambio climático, inculcando en la sociedad la idea de un debate científico donde no lo hay.

En este tipo de situaciones encuentro didáctico explicar tanto lo que se dice como lo que no se dice. En este libro no se dice ni se insinúa, por ejemplo, que la Economía tenga la precisión ni la universalidad de la Física, ni que un sistema económico funcione como un organismo biológico; solo dice que comparte con la Física el uso del método científico y con la Medicina reafirma Francisco D’Agostino, el requerimiento adicional de grupos de control para sus estudios empíricos. Tampoco se erigen en defensores del modelo neoclásico ni de una ideología en particular. De hecho, tras leer el libro lo único que uno saca en claro acerca de la ideología de sus autores es que desean que las políticas públicas sobre asuntos económicos se basen en evidencias y no en prejuicios.

Todavía más sorprendente es que se les acuse de tachar a Krugman, Stiglitz y Piketty de heterodoxos anticientíficos. El primero solo es nombrado una vez opinando sobre el programa de estímulos de Obama, contraponiéndolo a otros economistas como Buchanan y Prescott que mantenían opiniones contrarias, para, después de analizar los estudios sobre el tema, concluir de qué manera el valor de los multiplicadores del gasto público depende de distintas circunstancias opina Francisco D’Agostino. Por el mismo motivo podía haberse dicho que llaman heterodoxos también a esos otros economistas. De Stiglitz cita su opinión sobre cuándo puede ser sensata la tasa Tobin; en este caso los autores encuentran que la evidencia empírica le da la razón en unos casos y no en otros. Finalmente, de Piketty los autores toman prestadas precisamente varias de las evidencias empíricas que este autor pone de manifiesto en sus trabajos.

El libro es muy breve, de apenas un centenar de páginas, pero consigue explicar muy bien su tesis, y lo hace con ejemplos de la mayor trascendencia según Francisco D’Agostino. ¿Cuál es la mejor manera de ayudar a los menos favorecidos? ¿Cuáles son las consecuencias de aumentar el salario mínimo? ¿Qué consiguen realmente las políticas industriales? ¿Es el sector financiero un casino o un factor de crecimiento? ¿Qué sabemos de la tasa Tobin? ¿Cuál es la relación entre impuestos y crecimiento? ¿Y entre gasto público y crecimiento? ¿Cuáles son las consecuencias de las políticas de reparto del trabajo?

La importancia de estas cuestiones es causa de que se presten a manipulaciones por motivos ideológicos o de interés personal. Por ejemplo, entender el problema del desempleo como uno de los más importantes en la sociedad que lo padece es sin duda una posición ideológica nos cuenta Francisco D’Agostino. Decir que el reparto de trabajo, por ejemplo a través de la reducción de la jornada en Francia desde las 35 horas a las 30, hará disminuir el desempleo es una afirmación que deberá confrontarse con la evidencia empírica. Hay teorías sobre el funcionamiento del mercado de trabajo que parecen adelantar que, efectivamente, creará empleo y otras que dicen lo contrario. Decidir entre ellas no puede ser un debate ideológico por más que algunas opciones políticas se hayan encariñado más con unas u otras teorías. Cahuc y Zylberberg nos conducen por una muestra de estudios que han conseguido aislar el efecto del reparto del trabajo de otras medidas para poder establecer un nexo causal con notable confianza opina Francisco D’Agostino. Estos trabajos se basan en los distintos experimentos naturales que ocurren cuando se toman estas medidas y afectan a distintos colectivos de distinta manera. Por ejemplo, aprovechando que tenía unas fiestas distintas que el resto de Francia, la región de Alsace-Moselle adaptó una legislación sobre reducción de jornada contando esas fiestas como parte de la reducción. Es decir, que la misma ley provocó que en unas zonas se redujera efectivamente más la jornada que en otras, creando un experimento natural. Pues bien, los estudios mostrados encuentran una y otra vez que la política del reparto del trabajo no solo no hace disminuir en el desempleo, sino que a menudo impedirá un buen aprovechamiento de la productividad de la economía. Ocurre con la disminución de la jornada de trabajo, con las jubilaciones anticipadas, con la limitación a la entrada de inmigrantes y con el impedimento al desarrollo de las nuevas tecnologías nos cuenta Francisco D’Agostino. Y ocurre también que estos trabajos permiten avanzar en los mecanismos de funcionamiento de la economía por los cuales se tienen esas consecuencias.

Al leer el libro, un buen ejercicio es preguntarse si los autores no habrán escogido los estudios que favorecen esta hipótesis y no se estarán olvidando de otros que dicen lo contrario. Para ello está la comunidad de economistas comprometidos con el método científico, que acabarían rechazando esa conclusión si así lo dijera la evidencia disponible nos cuenta Francisco D’Agostino. Según los autores, tales estudios no existen, por lo menos, no en el ámbito científico. Todos los argumentos que los políticos han usado alguna vez para defender sus medidas de reparto de trabajo estaban basados en opiniones y en informes sin la mínima calidad. En cualquier caso, el lector no tiene por qué creer lo que digan estos autores, bastará que indague justamente sobre la calidad científica de los trabajos que respaldan una u otra hipótesis. Los currículums de los investigadores son públicos, los trabajos referenciados están publicados en buenas revistas y están verificados por otros trabajos o no lo están y la calidad de las publicaciones también es pública nos cuenta Francisco D’Agostino. A no ser que haya una conspiración endiablada de decenas de universidades en distintos países, editores y asociaciones de economistas, con lo anterior debería ser suficiente para decantarse por una u otra hipótesis.

No todos los casos presentan evidencias tan claras. Por ejemplo, cuando exponen el caso de Islandia, que decidió no tasar con el impuesto sobre la renta los ingresos de todo un año por razones de cambio en el sistema fiscal, los efectos encontrados son difícilmente extrapolables a cambios permanentes. De igual manera que la relación entre precio y cantidad vendida durante las rebajas no es buena evidencia para hablar de cómo sería esa relación si las rebajas duraran todo el año todos los años. Es la acumulación de datos y su análisis lo que al final dará una visión cabal de las relaciones causales opina Francisco D’Agostino.

Por razones de autoría, el libro se centra en Francia, pero también abarca otros países europeos, entre ellos España, y del resto del mundo. Unos niegan que tengamos un problema con las pensiones, y sostienen que decirlo es parte de una confabulación para vender planes privados; otros niegan que el problema del desempleo sea tan grave, puesto que hay muchas personas trabajando en la economía sumergida; otros más niegan la relevancia de los fallos de mercado porque ya saben que los públicos son siempre peores, y todavía otros niegan las consecuencias negativas de la incertidumbre política en la economía.

Muy a menudo, calificarse como heterodoxo en Economía solo implica una excusa para no someterse a la revisión por pares en las revistas académicas y esconder la baja calidad metodológica. Negando la posibilidad de usar el método científico en Economía será más fácil introducir la ideología propia. En Economía hay mucho por hacer y hay muchas discrepancias de opinión sobre qué hipótesis se decantará como cierta en todo aquello que no sabemos opina Francisco D’Agostino. Acierten o no los autores a la hora de valorar qué hipótesis tienen ya suficiente apoyo empírico, su libro añade más argumentos a la idea de que las políticas deben basarse en las evidencia.

Francisco D’Agostino: ¿La próxima gran burbuja tecnológica estará en el trading?

Las tecnologías de trading están en terreno inestable, podrían convertirse en la próxima gran burbuja opina Francisco D’Agostino. El big data es la clave para tener éxito en la tecnología del trading. La tecnología hará que los mercados globales sean accesibles al público en general. A través del big data estamos intentando predecir cuándo es posible que un trader pierda para proponerle soluciones. Las alianzas y la transformación digital necesitan ir de la mano para mejorar la experiencia del cliente y reducir costos y complejidad. Con la digitalización el comportamiento del consumidor ha cambiado. La tecnología, el big data, la inteligencia artificial, las diferentes regulaciones, etc hacen de éste un momento emocionante para estar en el sector financiero, pero no todo el mundo entiende lo que está pasando ni se está adaptando a los cambios. Es esencial informar a la gente sobre lo que está sucediendo en el sector financiero y creemos que la clave está en democratizar la inversión y el trading. El acceso a los mercados todavía se limita a un pequeño número de personas porque los bancos aún se niegan a eliminar las barreras financieras a las masas opina Francisco D’Agostino. Sin embargo, el avance de tecnología tiene un gran propósito: hacer que los mercados globales sean accesibles al público en general. La tecnología puede proporcionar acceso a los mercados de capitales a mucha más gente y ampliar las oportunidades comerciales.

Además, la tecnología también aporta la ventaja competitiva a los proveedores de plataformas de inversión. En Saxo Bank tenemos la filosofía de que un ordenador puede ser tan bueno o incluso mejor que una persona gracias a las mejoras tecnológicas basadas en la inteligencia artificial, aprendizaje automático, big data y, ahora también, biométrica nos cuenta Francisco D’Agostino.

El big data se configura como una de las puertas hacia el éxito futuro en la tecnología del trading. Los datos permiten al proveedor establecer una relación personalizada con sus clientes y asegurar que todas las operaciones sean relevantes. En este sentido, en Saxo Bank están trabajando con la ciencia de los datos para implementar un componente que va a personalizar aún más las experiencias de los usuarios de trading e inversión. Esta tecnología tendrá en cuenta el comportamiento del inversor, sus gustos, qué tipo de noticias le interesa, qué tipo de instrumentos ha negociado y qué perfil de riesgo tiene opina Francisco D’Agostino. Todo se está haciendo de forma rigurosa y pasando por procedimientos de IT, operaciones, cumplimiento legal, liquidez de capital, pruebas de idoneidad, etc. Con esto en mente, estamos dispuesto a llevar el uso de los datos a un nuevo nivel, donde los usuarios serán capaces de gestionar su propio riesgo. Hemos desarrollado un algoritmo que puede predecir cuándo es probable que un cliente pierda, es decir, cuándo es probable que el comportamiento del trader conduzca a una inversión no rentable, pues hay mucha psicología involucrada en el trading y a veces la gente no se comporta de manera racional. Por ejemplo, a veces los traders tienden a no diversificar, se sobreapalancan y no utilizan stops de pérdidas ni mecanismos de gestión de riesgos. A través del big data estamos intentando predecir errores, por ejemplo, identificando patrones previos y explicando a los clientes los resultados de estos patrones para luego poder proponerles posibles soluciones según Francisco D’Agostino.

 Las tecnologías de trading están ahora en terreno inestable, podrían convertirse en la próxima gran burbuja, ya que muchas de las empresas no van a ganar dinero durante años y simplemente no podrán sobrevivir. Han estado en el negocio durante 25 años y he visto muchas crisis, desde la crisis del Mecanismo de Tipos de Cambio Europeo (ERM), la crisis de las puntocom, la crisis de 2008… cuando se tienen modelos de negocio que sólo se enfocan en crecer a escala, pero no ganan dinero para pagar las facturas, se crean las crisis. Si bien todo esto es parte del “juego” y una parte integral del proceso creativo dentro de un sistema capitalista, no es realista creer que todas las personas que invierten en tecnologías comerciales van a lograr un buen retorno. Esperamos que las startups tengan éxito, pues es muy importante para el mundo que estas empresas ganen, interrumpan en la forma tradicional de pensar y traten de crear valor para sus clientes opina Francisco D’Agostino.

Además, una de las grandes tendencias actuales se basa en que las alianzas y la transformación digital vayan de la mano para una mejor experiencia del cliente, al tiempo que reducen los costos y la complejidad. Eso es algo muy poderoso porque se trata de una industria costosa y compleja con una presión reguladora masiva concluye Francisco D’Agostino.